jueves, 29 de septiembre de 2011

El origen del Cosmos

Medellín, Octubre 2011



EL ORIGEN DEL UNIVERSO



Respecto del origen del universo, debemos ser humildes y no lanzar teorías que pretendan ser verdad absoluta, porque la ciencia actual no es lo suficientemente confiable, como para que lo que determina como una teoría, se convierta, de la noche a la mañana, en una verdad absoluta. Por otra parte, la religión nos ha dado unas teorías, apoyadas en la filosofía Griega, que al igual que en el caso de la ciencia, requiere un ingrediente de fe, para ser aceptadas. Es casi imposible abordar el tema del origen del universo, sin que se presente la batalla: creación – generación espontanea y Dios - azar antrópico.






Figura 1 Big Bang

(conocimientotextil.com)

La ciencia oficial hoy: relatividad – cuántica y evolución, considera, que son las fuerzas del azar, las probabilidades y la fortuna, las que han originado todo este cosmos. Ellos no están interesados en aceptar la idea de un Creador, ya que, según ellos, las mismas dudas que se generan con el Big Bang, se las podrían trasladar a Dios, en el caso de aceptar un creador y han decidido que es más conveniente detener el cuestionamiento en el Big Bang y la evolución.

La teoría de la relatividad es hoy la ciencia oficial de lo macro. Realmente parece ser contraria al sentido común, que a decir verdad, ni es tan común ni es tan confiable. La teoría de la relatividad afirma que el espacio y el tiempo son dependientes el uno del otro. No es posible que el espacio exista sin el tiempo, ni viceversa. Consecuentemente con esto, el momento inicial del Big Bang, llamado la singularidad, es el inicio del tiempo y el espacio.

Contrario a lo que nos insinúa el sentido común, de que el tiempo viene de atrás, desde – infinito, y que no se terminará y que además, el espacio no tiene límites, y que es coetáneo con el tiempo, la teoría de la relatividad, con su idea de la correlación espacio – tiempo, si abre la posibilidad de que en algún momento se inició el tiempo y ese momento es el Big Bang, hace unos 14000 millones de años. Antes de eso no había nada, ni espacio, ni tiempo, solamente un punto de masa, adimensional, con una densidad infinita.

Respecto de todas las dudas y cuestionamientos que este evento nos trae, dice la ciencia oficial, es mejor no pensar nada. Simplemente sucedió u punto. Que o quien puso ese punto allí, que hizo que se iniciara la gran explosión? Eso realmente no importa.






Figura 2 La Creación

unidadhipanacriandefe.com

Dicen los evolucionistas: si aceptáramos la mano ordenadora de un Creador en este instante, en la singularidad, podríamos preguntarnos también, quien es ese Creador, como llegó allí, cuando inició o es eterno? simplemente, no llevemos esas dudas y cuestionamientos tan atrás y aceptemos el Big Bang como una generación espontanea del universo, por el azar o por cualquier razón, que no es necesario cuestionar. La ciencia oficial, comienza en el Big Bang, y a través de las teorías cuánticas, relatividad, atómica y evolucionista, considera que se pueden explicar satisfactoriamente todas las cosas y todo lo que nos rodea.

El gran estallido, constituye el momento en que de la "nada" emerge toda la materia, es decir, el origen del Universo. Se acepta sin mucho cuestionamiento, que la materia, en ese momento, el primer instante del tiempo, es un punto de densidad infinita, que en un momento dado "explota" generando la expansión de la materia en todas las direcciones y creando todo el mundo material que hoy existe. Los computadores, y los postulados de la ciencia oficial le han permitido a los científicos modelar lo que pasó inmediatamente después del momento de la "explosión", cada partícula de materia comenzó a alejarse muy rápidamente una de otra, de la misma manera que al inflar un globo éste va ocupando más espacio expandiendo su superficie. Los físicos teóricos, con sus modelos computacionales, han logrado reconstruir esta cronología de los hechos a partir de un 1/100 de segundo después del Big Bang. La materia lanzada en todas las direcciones por la explosión primordial, está constituida exclusivamente por partículas elementales: Electrones, Positrones, Mesones, Bariones, Neutrinos, Fotones y un largo etcétera hasta más de 89 partículas conocidas hoy en día. Lo preocupante de asunto, es que este modelo computacional, basado en ciencias cuestionadas, sea presentado como un dogma de fe científico, fuera del cual, no hay verdaderos científicos y mas aún, quien no crea en esta teoría y en los resultados de ese modelo, es un tonto.

Se cree, con base en el modelo computacional, que el hidrógeno y el helio habrían sido los productos primarios del Big Bang, y los elementos más pesados se produjeron más tarde, dentro de las estrellas. La gran temperatura inicial, irradió estos elementos a una gran velocidad y una vez comenzaron a enfriarse, comenzaron a agruparse en híper nubes, que posteriormente, en la medida en que la expansión continuaba, formaron las primeras galaxias y dentro de estas, se formaron las estrella, los planetas y todos los cuerpos conocidos que se encuentran allá afuera y que tanto nos inquietan. Este proceso no ha terminado, podemos afirmar que continúa la expansión y por tanto, estamos apenas en formación, aunque ya haya pasado 14000 millones de años.

Los científicos consideran que la radiación de fondo, vestigios de microondas que fueron detectados por los radio astrónomos en 1965, confirman la teoría del Big Bang. Hoy se cree que el universo sigue expandiéndose, pero hay dudas si esa expansión será indefinida en el tiempo o algún día parará.

Uno de los problemas sin resolver en el modelo del Universo en expansión es si el Universo es abierto o cerrado (esto es, si se expandirá indefinidamente o se volverá a contraer).

Dadas las inmensas distancias que hay entre nosotros, las estrellas y las galaxias, todo lo que podemos saber de ellas, es con base en la luz que de ellas recibimos. Con esta base, se pueden determinar en forma aproximada, tamaño, masa, temperatura, distancia, velocidad, dirección de movimiento, tanto de las estrellas como de las galaxias. Es obvio que esta determinación, se consigue analizando la información recibida y confrontándola con la ciencia aceptada hoy: con las teorías atómica, eléctrica, sobre lo que se cree que es la luz, sobre lo que se cree que es la masa y la gravitación.

La expansión del universo está sometida a dos fuerzas principales: La primera es la generada por energía inicial, producida en el momento inicial (temperatura, velocidad, calor), que es la que está separando la materia. La otra es la gravedad, o como se quiera llamar, que es la fuerza que opone resistencia a esa expansión. Si vence la fuerza de la energía inicial, tendremos una expansión abierta e infinita, cuyo fin equivoco es el frio y el vacío absolutos. Si vence la gravedad, habrá un colapso de toda la materia, y más tarde que temprano, se volvería a concentrar toda ésta en un punto dado, que de nuevo sería una singularidad.

Nuestro modelo sobre la mecánica celeste, muestra velocidades, traslaciones y rotaciones que no están acordes, con la materia estimada, lo que ha llevado a algunos científicos lanzar la hipótesis, de que además de la materia clara o conocida, hay una materia oscura, que también ejerce fuerzas gravitacionales.

Los cálculos de la mecánica celeste, con base en las teorías subyacentes, sugieren que existe materia invisible, también llamada materia oscura, dentro de cada cúmulo estelar. Hasta ahora nadie ha podido capturar un miligramo (mg) de materia oscura y hasta que se comprenda bien este tema, el modelo que permite determinar el destino del universo será, en mi opinión, poco convincente.

El conocimiento sobre el origen del universo, sigue siendo deficiente, en la medida en que la ciencia oficial, tiene bases poco sólidas y que todo lo que se enuncia como proposiciones verdaderas, son el resultado de modelos computacionales, los cuales se han alimentado con información recogida de la luz recibida y trabajados con las leyes físicas y químicas aceptadas.

La teoría creacionista, no es muy lejana de la del Big Bang. En el principio, Dios creó los cielos y la tierra. Aquí debemos detenernos y pensar que es el principio. En mi opinión el principio, es el principio del tiempo, el espacio y la materia. Es el mismo Big Bang, sólo que éste no se produce por azar o por principio antrópico, sino porque un Creador, de quien no sabe de que está formado, no necesariamente de nuestra materia, con su poder, dio inicio a esto que llamamos el cosmos.

La teoría evolucionista decidió que no es conveniente preguntarse que había antes de Big Bang. Los creacionistas, estimamos, que es en el Creador, donde debemos parar estas preguntas. Realmente, nuestro cerebro, por más evolucionistas o más creacionistas que seamos, siempre se hará preguntas hacia atrás, las cuales, aunque nunca tendrán respuesta, van a seguir siendo inevitables. Todas estas dudas terminan en la fe, bien sea en Dios o en el azar y el principio antrópico.

Como dije al principio, nuestro sentido común, no es muy confiable que digamos. Está moldeado por el entorno que nos tocó vivir y conocer. Nosotros creemos que una trayectoria que observamos es recta, porque nuestro tamaño y escala en el cosmos, no nos permite inferir, ni digerir que se trata de una curva y que esto que llamamos recta es sólo un pedacito del arco de una curva. Así cuando lanzamos una piedra verticalmente, hacia arriba, vemos que esta cae en el mismo punto y afirmamos que la trayectoria de la piedra ha sido una recta, cuando realmente, si supiéramos que estamos rotando y trasladando en el espacio, cualquier observador externo, vería que la trayectoria que realmente tomó la piedra no fue una recta sino una curva.

De igual manera, nuestro sentido común no nos permite digerir, que el tiempo tuvo un arranque y que probablemente el espacio y el tiempo son función, el uno del otro y que no pueden sobrevivir por separado.

Esta reflexión, es un llamado a la ciencia oficial, para que no utilice los medios que utilizó la religión oficial en otros tiempos. No es aceptable una inquisición por parte de la ciencia oficial, que descalifique y persiga a quienes no comparten estas teorías, ni las aceptan como verdades absolutas.

Yo creo que en menos de 50 años, las teorías: atómica, cuántica, electromagnética, relatividad y hasta la gravedad de Newton serán revaluadas dramáticamente y aunque siempre serán respetadas, ya no serán la guía de conocimiento y las bases para entender el cosmos.

Stephen Hawkins se apresta a publicar su nuevo libro: The Grand Design, en donde una vez más retoma lo que ha sido el gran trabajo de su vida, la elaboración de teorías que integren conceptos de la relatividad con la teoría cuántica, una integración que pueda explicarlo todo.

Este científico, ampliamente reconocido en el medio universitario, ha dicho innumerables veces que la teoría de la relatividad (la teoría de lo macro) y la teoría cuántica (La de lo micro) no pueden ser simultáneamente ciertas y que probablemente ambas son falsas.

Si hay alguna duda sobre si este señor es ateo y evolucionista, por favor lean esta frase de él:

“No es necesaria la existencia de Dios para explicar el origen del universo. Por el solo hecho de existir la ley de gravedad, es una consecuencia inevitable que el universo se cree a sí mismo de la nada. Suponer que hubo un Dios que encendió la mecha de esa gran explosión es redundante.”

La teoría de la evolución y todas las teorías subyacentes: Relatividad, Big Bang, Atómica, Cuántica, Electromagnética etc., tienen problemas para responder las 3 preguntas cósmicas más generales:

Cómo apareció la materia inanimada?

Cómo fue ese salto de la materia inanimada a la vida?

Cómo sucedió ese tremendo salto de la vida animal a la conciencia humana?

A lo largo de los siglos XIX, XX y XXI algunos científicos han dado innumerables respuestas seudo científicas a estas preguntas, repuestas que son más cercanas de la ficción que de la realidad y sólo convincentes para quienes son temerariamente amigos de la generación espontanea y la evolución.

En los próximos 50 años habrá cambios, que no nos alcanzamos a imaginar en la ciencia aceptada hoy y oficial. Mientras tanto, habrá nuevos inquisidores que se opondrán a los cambios, así como en el pasado Tomas de Torquemada, en nombre de la religión católica, se convirtió en uno de las mayores pesadillas que ha tenido el género humano.




Juan Fernando Sanin

Juanfernando.sanin@gmail.com






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada